Una conversación sobre el amor sin saber que es amor.

-Dime, ¿también es guapa cuando la miras de cerca?
-Ella es guapa siempre- aclaró- pero de cerca... De cerca es perfecta.
- ¿Y después de besarla que sientes?- El amigo curioso preguntó.
- Realmente no siento nada, es como que todo se acaba después de besarla. Como si habiendo tenido ya lo mejor, lo perfecto, el universo debajo de ti, al dejar de besarla la vida se queda en nada al compararlo.
- Entonces, ¿la quieres? Quiero decir, ¿estás enamorado?
- ¡No! Rotundamente no, no, no y no. Me niego. A ver, cuando quedamos en la cafetería de Sol a las seis y media, pero ella llega a menos veinticinco y la veo llegar sofocada y con prisas, pero guapa y sonriente, amigo, eso es más que amor. Cuando ella aparta la vista de mis ojos un instante, pero al segundo la vuelve a posar y ve que yo no la he dejado de mirar ni un momento y se sonroja, te juro que eso es más que amor.Cuando se ríe y el sonido de su risa me atraviesa, cuando me acaricia el pelo, cuando abro los ojos después de una noche de pesadillas y la veo a ella, tío, eso es más que amor. Aún no he encontrado las palabras para resumirlo, pero no puede ser amor. Es algo más grande que eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario