«Un pequeño trozo de mi corazón.»

Míralo, ahí está, es un pequeño trozo de mi corazón. Tantos anhelos, tantas derrotas. Piensas que estoy loca, pero puedo darte más, quiero darte más. En el fondo de mi alma te necesito y hay un pequeño trozo de mi corazón que te quiere. Esto es todo lo que soy, tómalo o llevártelo, no lo quiero aquí conmigo. Esta es mi razón de ser, esto es todo lo que puedo dar, aún a sabiendas de que lo pueda perder. El torpe golpeo de mi corazón me hace débil ante personas como tú. No puedo dar más de mi, te di todo, y ahora solo tengo un pequeño trozo de mi corazón. Me siento frágil a tu alrededor, pero una parte de mi te busca, como si te necesitase para seguir. Hay un punto en común, pero tu no lo ves. Son nuestras manos unidas, quizá a la hora del té. Lo sé, demasiada sensibilidad para ti, culpa mía. Aunque aveces por tu parte sea sí y muchas otras no, quiero seguir. Me he marchitado y no te has dado cuenta, pero tus ojos quedan tan bonitos clavados en los míos... Cuando me acaricias el pelo, cuando me sonríes o me haces reír, creo que por eso tienes «un pequeño trozo de mi corazón.» 

No hay comentarios:

Publicar un comentario