Como un abrazo en Queens y un beso en Brooklyn.

Aún hay tiempo en mis venas, quizá debiera acabar con él. Acabar conmigo y después contigo.No hay remedios ni soluciones, no para mi, no para ti. No hay escapatorias ni refugios, por mucho que intente huir, ahí estás, recordándome la nada que soy sin ti. Y entonces me miras, y mi respiración se corta y mi pulso desaparece completamente. Como un muro con el que chocar pero que no me hace caer, como una pared que empuja pero no deja caer. Como si me quisieras, como si fuese verdad todo lo que dices. 
No me mientas ahora, no me digas lo mucho que significo para ti y luego te vayas con otra.
Pedir ayuda y que vengas tú con apariencias de salvador y con intenciones de hundirme, una vez más. No creo que pueda dar más de mi, no así. Pero dejaré que todo siga pasando hasta que vea tan claro el punto y final que me desgarre y rompa. Quizá esté esperando ese día, quizá me agobie su llegada, pero me estoy volviendo loca. Más de lo que estaba y esto no es bueno ni para ti ni para mi. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario