«Pensaba que la gente no se fijaba en mi.»

'' - ¿A que coño te refieres? No puedo entenderte la mayor parte del tiempo.- Gritó.
- Ya se que no puedes, pero nadie te pide que lo hagas.- Susurré.
- Lidia, quiero ayudarte, pero no se como, ni siquiera te entiendo.
- ¡Ni pretendas hacerlo, nadie puede, ya te lo dije!- Estaba apunto de llorar.
- Pero quiero hacerlo... - Casi susurraba.
-¿Porque?
-Por que te quiero. - No lo podía decir en serio.
- No... no lo creo.- Intenté seguir hablando de algo, pero no pude, se lanzó a besarme.
- Realmente te quiero.
- ¿Porqué?- Dije finalmente.
- Por tu forma de hablar pausada, tu forma de respirar lento, tu piel suave y blanca, tus labios rojos y secos, tus ojos marrones tristes, tu cara triste, tu gesto triste, por cuando lloras, por cuando ríes, por cuando sonríes, por tu forma de ser melancólica y distinta. Te quiero porque eres tu misma, y porque aunque seas la persona más destrozada y rota, siempre sonríes.
- Pensaba que la gente no se fijaba en mi.- Realmente él lo hacía.
- Yo siempre me he fijado en ti.- Sus ojos, sus malditos ojos verdes me estaban mirando.
- Gracias por estar siempre ahí.-Sonreí.
- ¿Me quieres?- Dijo desesperado.
- Estoy segura de que si pudiese sentir algo más que dolor y tristeza, por ti sentiría amor.- Era verdad.
- Voy a ayudarte y voy ha estar siempre, esto pasará.
Sonreí, besó mis labios y se fue. Algo en mi se había roto y muchas cosas a la vez se habían arreglado. La sensación de dolor era más ligera, y podía sentir calor. Realmente me estaba ayudando.''

No hay comentarios:

Publicar un comentario