« Ahora todo había terminado».

Estaba frente a la puerta de su piso, ¿porqué estaba la puerta abierta? Entré y comencé a llamarla.
-¿Lidia?-Llamé.
-¿¡Lidia!?- Volví a llamar.
No había nadie en su piso, estaba completamente a oscuras, 'Give me love' de Ed Sheeran estaba sonando, pero ella tenía que estar.
-Lidia, respondeme, ¿donde estás?
Busqué por toda la casa sin respuesta, finalmente me aproximé a su habitación, estaba tumbada en el suelo, sangrante, no, lo había vuelto a hacer.
-Lidia, Lidia, no, respira, contéstame, no te mueras.-Lloraba.
No respondía, la acurruqué en mis brazos y la dejé morir. Allí tendida sobre mi, no volvería a hablarme, no volvería a reír, no volvería a mirarme, ni si quiera se había despedido. ¿Como podría seguir yo así?
-La pistola.-Recordé.
Levanté su cadáver y lo tumbé en la cama. Me acerqué a su armario y cogí la pistola que siempre tuvo por si la necesitaba en caso de no querer usar la cuchilla. Me tumbé a su lado, bese por ultima vez sus labios ahora azules. Introduje la pistola en mi boca y apreté el gatillo.

Ahora todo había terminado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario