No, aún no.

«Nunca llegará a saberlo, nunca lo sabrá, pero yo le quiero.» Dame tiempo para respirar, vamos, cambiemos esto. Solo acércate, porque desde siempre has sido tu. Tus ojos, tu sonrisa, tu pelo, tu forma de ser, tu forma de mirar, de andar. Me quedo callada y me miras, no aun no, soy tan joven para morir... Prefiero perderme en tu mirada, y eso pasa, allí, quieta, solo tus pupilas y mi corazón, dejo de bombear hace media hora, ¿no? Haz que este dolor pase, pero nada, sigues sin saberlo, ni te lo imaginas. Yo te quiero. Tus iniciales en todo mi cuerpo, a fuego. Tus ojos en mi cabeza, a fuego. Tus caricias en mi piel, a besos. Y después de esto, aún así ni te lo imaginas, yo te quiero. Porque sin ti, no habrías mi. Porque sin ti yo no podría vivir. Porque yo te quiero. Entiende que cada día a tu lado nunca fue casualidad, que desde que te vi, te quiero.
No, ahora no me dejes, no.
No te vayas, vuelve.
No me dejes.
''Te quiero.''

No hay comentarios:

Publicar un comentario