Inestable.

«Si lo digo miento y si me callo pierdo.» Y así siempre, una y otra vez. Quizá el hielo cure las heridas, pero no mata el miedo. Aveces siento que todo lo que hago se queda en nada y todo lo que digo en nada, como si solo fueran palabras. Los ángeles no vuelan con el frió, «se les congelan las alas» pero ya ni en primavera me evado de este infierno terrenal que se llama 'Lidia'. Ni poesía ni canciones, no. Ni besos ni miradas, no. No queda nada por lo que luchar ni por lo que intentar escapar. Aquello que nos reúne y nos busca nos hace perder la cabeza poco a poco.
Como si todo lo que dijera tuviese sentido...
No quiero escuchar tus palabras, ni que me digas que no valgo nada. Tus palabras no me hieren, porque no eres nada para mi.
Como si pudieras herirme, como si yo ya no estuviese rota. ¿Como salgo de aquí? No supe arreglar las grietas, ¿cómo arreglo la ruina?
Te has sentido solo alguna vez, lo sé. Pero yo es siempre y siempre soy yo. Como si fuéramos lo mismo. Ahora entiendo lo que es el dolor.

1 comentario:

  1. Me ha encantado! Una entrada llena de emociones ^^

    Bss

    ResponderEliminar